LA HERENCIA TEMPLARIA

– Archivo de la Corona de Aragón.

Desde que Jaime II mandó en 1318 fundar el Archivo Real poco debió de imaginar que al cabo de 700 años la institución continuaría viva. La ubicación de aquel archivo, que en el siglo XIX pasó a ser el Archivo de la Corona de Aragón (ACA), se encuentra en la actualidad en la sede de la calle de los Almogàvers de Barcelona. Un edificio, estructurado en dos bloques y diseñado por los arquitectos Roser Amadó y Lluís Domènech, que este mes de mayo cumple 25 años.

La efeméride, que coincide con el centenario en julio, brinda la oportunidad de recordar no tan sólo las joyas documentales que atesora la institución, sino también los reconocimientos recientes que ha recibido. Un periodo marcado, asimismo, por la inactividad de un Patronato -conformado por el Estado y las comunidades autónomas que constituyeron la antigua Corona de Aragón- que desde hace más de una década no se reúne.

Fachada de la sede del Archivo en la calle Almogávares, inaugurada el año 1993, y en la que se puede observar el Sello de Patrimonio Europeo otorgado al Archivo en 2015
Fachada de la sede del Archivo en la calle Almogávares, inaugurada el año 1993, y en la que se puede observar el Sello de Patrimonio Europeo otorgado al Archivo en 2015 (ACA)

Esta anomalía motivó el pasado mes de abril al presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, a pedir al presidente del Ejecutivo español que convoque al Patronato y que la reunión sea presidida por el mismo Mariano Rajoy. Una cita que serviría, a su parecer, para “dejar claro” que en Catalunya “existen elementos tan profundamente españoles” como este archivo.

Pero, más allá de esto, el Patronato de la institución tiene encomendadas numerosas funciones, entre ellas, las de aprobar y hacer un seguimiento del plan general de actuación anual, emitir informes sobre cualquier propuesta de salida permanente de fondos del archivo y constituir comisiones de estudio.

Ausencia de un Patronato efectivo

A pesar de ello, desde su constitución en enero de 2007, a la que asistieron los entonces presidentes autonómicos Marcelino Iglesias, José Montilla, Francisco Camps y Jaume Matas así como la exministra de Cultura Carmen Calvo, el órgano no se ha dado cita para un nuevo encuentro. Una situación de la que el Gobierno español culpabiliza a los sucesivos gobiernos catalanes.

“La Generalitat nunca ha querido que se reúna, rechazando incluso designar a sus representantes en él”, han comentado a La Vanguardiafuentes del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Un bloqueo que tendría su punto álgido en una reclamación que la Generalitat ha mantenido desde hace décadas: que los fondos propios de Catalunya, sobre todo los documentos relativos a la antigua Generalitat (1359-1714), se integren en el sistema de archivos de Catalunya, tal como contempla el Estatut.

Sin embargo, la ausencia de Patronato no ha significado una parálisis en la gestión de la institución, gestionada por la Secretaría de Estado de Cultura. Expertos consultados, como el director de la Cátedra de Historia J. Zurita, Esteban Sarasa, o el presidente de la Comisión Permanente Organizadora de los Congresos de Historia de la Corona de Aragón, Salvador Claramunt Rodríguez, coinciden en que los documentos que alberga el archivo permanecen bien conservados.

“Junto con el Vaticano, es de los archivos más antiguos e importantes de Europa”, comenta Sarasa, que organiza unas jornadas sobre la institución para los próximos 22 y 23 de mayo. Por su parte, Claramunt, que imparte clases en la Universidad de Barcelona (UB), destaca la proyección internacional del archivo y el hecho que desde 1908 se venga celebrando un congreso histórico sobre esta institución en alguno de los territorios que formaron parte de la antigua corona –el último de ellos tuvo lugar en octubre en Nápoles-.

El Gobierno español rechaza ceder el Palau del Lloctinent al Ayuntamiento de Barcelona

El año pasado la sede de la calle Almogàvers, donde se preservan los fondos documentales, acogió a 551 investigadores, según datos del Portal de Archivos Españoles (PARES), siendo la sede histórica, situada desde 1953 en el Palacio de los Virreyes –Palau del Lloctinent- la más visitada. Desde julio de 2017 hasta abril de este año 667.386 personas pasaron por el recinto, que desde su rehabilitación a mediados de la década de los noventa se dedica exclusivamente a albergar exposiciones, congresos y cursos.

Recientemente, el Ayuntamiento de Barcelona planteó al Ejecutivo español la cesión del palacio por un periodo a determinar con el objetivo de que éste pasara a formar parte del Conjunto Monumental de la plaza del Rei. Una petición que se formuló tras aceptarse una propuesta en este sentido del grupo de ERC, que considera “infrautilizado” el uso que se le da a este edificio histórico.

Palacio de los Virreyes o Palau del Lloctinent
Palacio de los Virreyes o Palau del Lloctinent (ACA)

Pero el Ministerio de Cultura se niega a cederlo. “No es posible”, comentan desde su gabinete de prensa. Sin embargo, sí “estaría dispuesto” a estudiar la cesión de alguna parte de la finca como espacio expositivo “si hubiera una petición concreta”.

Paralelamente a la parálisis política del Patronato, en estas últimas dos décadas el Archivo de la Corona de Aragón ha vivido un período de transformación. Según explica Carlos López, que ostenta el cargo de director de la institución desde 1998, los cambios más significativos que se ha producido han sido “la actualización de los servicios” que presta el archivo, así como la consolidación de las sedes físicas y virtual.

En este sentido recuerda que a través del proyecto de Portel de Archivos Españoles (PARES), dependiente del Ministerio de Cultura, se han digitalizado 4,5 millones de imágenes de documentos o folios y cerca de 200.000 descripciones, que en gran medida corresponden a la parte más consultada del archivo y la más valiosa: los registros de la Cancillería de los Reyes –el antiguo Archivo Real de Barcelona-, así como los fondos que ingresaron hasta el siglo XVIII.

“No hay monarquía medieval que haya conservado de manera tan completa un archivo”

Otra novedad es la incorporación por adquisición de nuevos documentos, como los de los Condes de Berbedel o la donación de la documentación relativa al Casal de Catalunya de París. “Como archivo medieval es prácticamente único, no hay monarquía medieval que haya conservado de manera tan completa un archivo”, destaca el subdirector del archivo, Alberto Torra.

Y este hecho se debe a que los reyes de la Corona de Aragón se aseguraron siempre de guardar una copia de toda la documentación real y administrativa que se expedía. Una práctica obligatoria que ha permitido recientemente la publicación, por ejemplo, de una recopilación de cartas de condolencias o notificaciones de fallecidos escritas por la realeza al resto de cortes europeas o a sus súbditos. “Es documentación muy personal [de la monarquía] que también tiene un contenido político, por eso se conserva”, dilucida Carlos López.

Registros de la Cancillería Real, ubicados en uno de los doce depósitos que alberga el edificio de la calle Almogàvers de Barcelona
Registros de la Cancillería Real, ubicados en uno de los doce depósitos que alberga el edificio de la calle Almogàvers de Barcelona (Raquel Quelart / LVD)

Por el Archivo de la Corona de Aragón han pasado “grandísimos historiadores”, prosigue, desde Jerónimo Zurita hasta figuras de la cultura historiográfica española, catalana y europea, como Milà i Fontanals, Jaume Vicens i Vives, Pierre Vilar o Jhon Elliot. Y, por descontado, hoy en día continúa siendo la fuente documental principal de muchas investigaciones históricas que se llevan a cabo.

Por todo ello, la institución consiguió en 2015 la distinción de Sello del Patrimonio Europeo, un reconocimiento que López asegura que está marcando “la línea de actuación” del archivo hacia una cultura “global y universal”, consolidada gracias a su incorporación al Portal de Archivos Europeos. Una distinción a la que se suma la inscripción de tres documentos del ACA en el registro del programa Memoria del Mundo de la UNESCO: Las Capitulaciones de Santa Fe entre los Reyes Católicos y Cristóbal Colón, un fragmento de un manuscrito del Comentario al Apocalipsis del Beato de Liébana y una copia medieval que conserva del Códice Calixtino.

Los documentos más valiosos

No obstante, las joyas documentales que alberga la sede del Archivo de la Corona de Aragón de la calle Almogàvars de Barcelona son numerosas. A continuación se citan las más relevantes:

El documento original en pergamino más antiguo conservado en el Archivo, fechado en el año 889
El documento original en pergamino más antiguo conservado en el Archivo, fechado en el año 889 (ACA)

Venta de un villar situado en el valle de Brocà, junto al Llobregat, otorgada por Sicomares y su mujer Oreta, entre otros, al conde de Barcelona Wifredo I. Fechado el 24 de abril del año 889, es el documento original en pergamino más antiguo conservado en el Archivo. ACA, Cancillería, Pergaminos de Wifredo I, 6.

Fragmento perteneciente a un manuscrito de principios del siglo XII de 'Comentario al Apocalipsis' de Beato de Liébana
Fragmento perteneciente a un manuscrito de principios del siglo XII de ‘Comentario al Apocalipsis’ de Beato de Liébana (ACA)

El Comentario al Apocalipsis de Beato de Liébana, autor del siglo VIII, es uno de los textos medievales más reconocidos gracias a una treintena de códices de los siglos X al XII, la mayoría ricamente ilustrados. Por su importancia han sido inscritos todos ellos en el registro Memoria del Mundo de la UNESCO. En el Archivo se conserva un fragmento perteneciente a un manuscrito de principios del siglo XII, utilizado como encuadernación de un pleito de la cartuja de Montalegre de 1604. ACA, Colecciones, Fragmentos de manuscritos, 209.

Ramiro II de Aragón comunica a sus súbditos la donación de su hija Petronila y de todo su reino al conde de Barcelona Ramón Berenguer IV
Ramiro II de Aragón comunica a sus súbditos la donación de su hija Petronila y de todo su reino al conde de Barcelona Ramón Berenguer IV (ACA)

Ramiro II de Aragón comunica a sus súbditos la donación de su hija Petronila y de todo su reino al conde de Barcelona Ramón Berenguer IV. Fechado en Zaragoza el 11 de noviembre de 1137, se considera el inicio de la Corona de Aragón. ACA, Cancillería, Pergaminos de Ramón Berenguer IV, 85.

Copia figurativa de una bula del papa Alejandro III del 5 de septiembre de 1178 por la que confirmaba a la Orden del Temple todas las donaciones efectuadas por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV y por su hijo Alfonso II de Aragón
Copia figurativa de una bula del papa Alejandro III del 5 de septiembre de 1178 por la que confirmaba a la Orden del Temple todas las donaciones efectuadas por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV y por su hijo Alfonso II de Aragón (ACA)

Copia figurativa de una bula del papa Alejandro III del 5 de septiembre de 1178 por la que confirmaba a la Orden del Temple todas las donaciones efectuadas por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV y por su hijo Alfonso II de Aragón. Incluida en el cartulario de la encomienda de Gardeny. ACA, Órdenes religiosas y militares, Gran Priorato de Cataluña de la Orden de San Juan de Jerusalén, vol. 197, fol. 7v.

Miniatura perteneciente al Liber Feudorum, que por carecer de texto se había utilizado a principios del silo XIX para encuadernar dos volúmenes de registros de Cancillería
Miniatura perteneciente al Liber Feudorum, que por carecer de texto se había utilizado a principios del silo XIX para encuadernar dos volúmenes de registros de Cancillería (ACA)

El Liber feudorum maior, o gran libro de los feudos, es uno de los más conocidos e importantes documentos conservados en el Archivo. Se trata de una compilación realizada entre los siglos XII y XIII de documentos relativos a los feudos dependientes de los condes de Barcelona y reyes de Aragón, ricamente ilustrada con miniaturas en su mayoría alusivas al vasallaje feudal.

De magnitud colosal, originalmente estaba formado por unas novecientas hojas de pergamino de gran tamaño agrupadas en dos volúmenes y contenía cerca de mil documentos de los siglos X al XII. Hacia el año 1800 estos dos grandes códices quedaron destruidos, conservándose desde entonces sólo unas 120 hojas, más de la mitad con miniaturas.

Recientemente se han recuperado estas dos nuevas hojas con miniaturas pertenecientes al Liber Feudorum, que por carecer de texto se habían utilizado a principios del silo XIX para encuadernar dos volúmenes de registros de Cancillería. ACA, Cancillería, Registro 1.

Folio inicial de un manuscrito de la obras de Séneca de finales del siglo XIV
Folio inicial de un manuscrito de la obras de Séneca de finales del siglo XIV (ACA)

Folio inicial de un manuscrito de la obras de Séneca de finales del siglo XIV, ilustrado con una miniatura de gran calidad. Forma parte de un conjunto de casi un centenar de códices medievales procedentes del monasterio de Sant Cugat del Vallès, ingresados en el Archivo en 1835. En la misma época ingresaron también más de doscientos códices de la biblioteca del monasterio de Santa María de Ripoll. ACA. Colecciones, Manuscritos San Cugat, 11.

Título de las llamadas capitulaciones de Santa Fe, o acuerdo establecido entre los reyes Católicos y Cristóbal Colón el 17 de abril de 1492
Título de las llamadas capitulaciones de Santa Fe, o acuerdo establecido entre los reyes Católicos y Cristóbal Colón el 17 de abril de 1492 (ACA)

Las cosas suplicadas e que vuestras altezas dan e otorgan a don Christoval de Colon en alguna satisfacion de lo que ha descubierto en las mares oçeanas y del viage que agora con el ayuda de Dios ha de fazer por ellas en servicio de vuestras altezas”. Título de las llamadas Capitulaciones de Santa Fe, o acuerdo establecido entre los reyes Católicos y Cristóbal Colón el 17 de abril de 1492, fijando las condiciones de su primer viaje a las Indias.

Este documento y el registro de cancillería en el que se encuentra copiado han sido incluidos en el registro de Memoria del Mundo de la Unesco. ACA, Cancillería, Registro 3569, fol. 135v

Firma de Felipe V sancionando el decreto de Nueva Planta, por el que se reorganizaba el gobierno y administración de Cataluña tras la Guerra de Sucesión
Firma de Felipe V sancionando el decreto de Nueva Planta, por el que se reorganizaba el gobierno y administración de Cataluña tras la Guerra de Sucesión (ACA)

 

Firma de Felipe V sancionando el decreto de Nueva Planta, por el que se reorganizaba el gobierno y administración de Cataluña tras la Guerra de Sucesión.

Fechado en Madrid el 16 de enero de 1716. ACA, Reserva, 1.

 

Titulo Original y Autor:

 

Las joyas históricas y los líos políticos que hay detrás del Archivo de la Corona de Aragón

Raquel Quelart | Raquel Quelart Gómez
La vanguardia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s