GALICIA MAGICA: LOS TEMPLARIOS Y LA RELIQUIA DE LAS BODAS DE CANAA

La Reliquia Milagrosa de los Templarios que acabó en un pueblo coruñés

Una iglesia románico de Cambre acoge un tesoro traído de Tierra Santa por un cruzado al que se le atribuyen poderes curativos. Según la tradición, su pila baustismal es una de las hidrías usadas por Jesús para convertir el agua en vino en las bodas de Caná. Este es el primer capítulo de una serie dedicada a los mitos gallegos.

Hace apenas unas semanas, mientras casi toda la Península se asfixiaba sofocada por una ola de calor, desde Galicia observábamos el panorama con cierta perplejidad, desde nuestros confortables 21ºC y bajo una fina llovizna. Y es que aunque es normal que todo el mundo busque el lugar más idílico que se pueda permitir para pasar las vacaciones, a este lado del Telón de Grelos no acabamos de entender muy bien esa necesidad casi compulsiva que tienen muchos veraneantes de sudar, padecer calor y chamuscarse bajo el sol. Y no es que en el Norte no tengamos también playas preciosas y días veraniegos, que de eso abunda y cada vez más, con el cambio climático.

Sin embargo aquí sabemos que existe otra forma de pasar el verano, disfrutando de un viaje entre algo de lluvia, bosques, prados verdes y sobre todo, historias muy, muy extrañas. Porque Galicia es un lugar tan lleno de magia que merece la pena que visiten alguno de esos sitios distintos. Y a esos lugares llenos de historias entre la magia y la tradición quiero invitarles desde estas páginas durante los próximos días.

Para empezar, quiero que me acompañen a descubrir una historia que parece sacada de una novela de Dan Brown o de Javier Sierra y digna de ser la primera etapa de nuestra ruta veraniega: Nos iremos a Cambre, un pequeño pueblo coruñés que atesora en una diminuta iglesia nada menos que una de las hidrias de Caná. ¿No sabe lo que es una hidria? No se preocupe, que es normal, pues probablemente no haya tenido una delante en su vida. Porque una hidria es un antiguo recipiente de piedra para líquidos que no son de uso común desde hace siglos. Este en concreto es, según la tradición, el que utilizó Jesucristo en el relato bíblico y que fue llevada hasta Cambre por los templarios con un propósito determinado y desconocido. Casi nada.

Cambre no es una localidad que suela figurar en las listas de sitios más visitados. Y sin embargo, en la iglesia de Santa María de Cambre, una coqueta joya románica del siglo XII, hay un tesoro de esos que si estuviese en el Reino Unido o en un museo norteamericano atraería a miles de visitantes. Si se acercan hasta allí y encuentran el templo abierto, echen un vistazo, entrando a su izquierda. Allí hay una pila bautismal de aproximadamente un metro de alto hecha de piedra calcarea -nada que ver con el granito propio de la zona- con los bordes mellados, las asas rotas y cubierta de motivos florales, espirales y representaciones religiosas.

tg_carrusel_cabecera_grande.jpg

Podría pasar por una de las miles de pilas similares repartidas por toda España si no fuese por su extraña historia. Según la tradición, es una de las siete hidrias de Caná, las grandes vasijas de piedra en las que, según el Nuevo Testamento, Jesús utilizó su milagrosa fuerza divina para convertir el agua en vino. Hasta aquí podría ser simplemente una de tantas tradiciones folclóricas sin base histórica alguna. Pero hay cosas que no encajan. Su composición, el hecho de que el estilo artístico de sus representaciones no tienen nada que ver con las típicas de otras obras contemporáneas del románico la zona y que está directamente conectada con la orden del Temple nos hacen al menos plantearnos que esa vasija de piedra esconde una historia mucho más compleja detrás.

Aparentemente, todo empieza con un noble local del siglo XII, llamado Fernando Pérez de Traba. Como muchos caballeros de su época sintió la obligación de participar en las cruzadas y por eso viajó a Tierra Santa para combatir. Imagínense por un momento lo complicado de viajar hace novecientos años desde el corazón del rural gallego a los áridos paisajes que rodean Jerusalén . Si Pérez de Traba quería asegurar la salvación de su alma, estarán de acuerdo conmigo en que empeño le puso.

Pero aquí empieza a complicarse la historia, porque Pérez de Traba no fue a Tierra Santa una sola vez, sino dos, algo que incluso para los estándares piadosos de la época era pasarse de vueltas. Y el objetivo de este segundo viaje era, entre otras cosas, la hidria de Caná.

Del polvo obtenido al rascar la hidria obtendrá una poderosa pomada curativa que le protegerá de prácticamente cualquier enfermedad

A la vuelta de este segundo viaje trajo consigo la pesada hidria, una tarea que debió costar una fortuna en esfuerzo, tiempo y sudor. Por si esto no fuera suficiente, Fernando Pérez de Traba era miembro de la Orden de los Caballeros Templarios y precisamente a muy pocos kilómetros de donde se halla la hidria se encuentra Santa María del Temple, otra iglesia de la zona que como su nombre indica, pertenecía a los miembros de esta orden caballeresca.

La presencia de los templarios por esta zona posiblemente tenga relación con el Camino Inglés, la ruta que tenían que tomar los peregrinos a Santiago de Compostela que llegaban desde las islas británicas y el norte de Europa por mar hasta el puerto de A Coruña.

Es fácil imaginarse el asombro de estos baqueteados viajeros cuando llegaban a Cambre, a punto de culminar su odisea y de repente se encontraban en un pequeño pueblo medieval con un artefacto que habría sido usado por el mismísimo Jesucristo. Ya sea un objeto real, ya sea una de las mejores y más tempranas ideas de marketing de la historia, no me negarán que la sensación tenía que ser sobrecogedora.

Porque, si no es así ¿Por qué motivo un grupo de caballeros templarios del siglo XII decidieron emprender un largo y peligrosísimo viaje desde Tierra Santa hasta Cambre cargados con un artefacto de varios cientos de kilos de peso? ¿Cuál fue el motivo para dejarla en esa iglesia y no en la propia del Temple, situada a solo dos kilómetros? Y, sobre todo ¿es realmente un objeto bíblico o solo una antigüedad cualquiera, saqueada de algún templo de Oriente Medio?

 

ORGULLO POPULAR

Sea como fuere, los vecinos de Cambre enseguida aceptaron que aquel receptáculo era algo que había formado parte de la vida de Jesús y decidieron defenderla con uñas y dientes a partir de ese momento. Cuando la orden del Temple fue disuelta y sus bienes fueron repartidos entre las diversas coronas y órdenes religiosas de la época, la hidria fue escondida en un primer momento, hasta que el polvo provocado por la disolución de la orden religiosa más poderosa que existiera hasta el momento se fue posando. De ahí fue trasladada a su emplazamiento actual, desde el cual ha visto transcurrir lentamente los siglos, pero no sin incidentes. Así, por ejemplo, en 1675, desde el Arzobispado de Santiago reclamaron que la hidria fuese llevada hasta la ciudad compostelana para incorporarla a los tesoros de la catedral.

Cuando los encargados del traslado llegaron a Cambre se encontraron con un levantamiento popular para impedir que se llevasen el artefacto religioso, que rápidamente degeneró en motín abierto. Hizo falta que las fuerzas militares de la zona interviniesen para aplacar los tumultos y finalmente, con bastante buen criterio –sentidiño, que le decimos por aquí- se decidió que la hidria no se moviese de allí y que no merecía la pena el derramamiento de sangre.

El furor vecinal contra el traslado no obedecía solo a una defensa enconada del patrimonio histórico cultural de su pequeña villa, sino que iba un poco más allá. Y es que esa pesada vasija de piedra tiene poderes mágicos, o al menos de eso estaban convencidos los vecinos. Y por eso, precisamente, está tan hecha polvo. Si, así como lo oyen.

IglesiaCambre-10

Al parecer, la cosa funciona de la siguiente manera: Al sonar nueve campanadas de la iglesia debe usted acercarse a la hidria y con un objeto metálico tiene que raspar parte de la superficie, hasta acumular algo de polvillo. Después, mezcle este polvo con aceite y algunas hierbas y obtendrá una poderosa pomada curativa que le protegerá de prácticamente cualquier enfermedad. En base a esta creencia popular, durante siglos la vasija fue perdiendo partes y es por eso por lo que hoy, si se acerca a Cambre, la encontrará profundamente deteriorada. Y si se le pasa por la cabeza repetir el procedimiento de hace siglos, permítame que se lo desaconseje.

Seguramente acabe detenido por un delito contra el patrimonio, si es que el párroco no le da unas collejas antes, y con razón. Y además, tampoco les he explicado cuáles son las hierbas, así que no hay manera de que el bálsamo de marras funcione. Y eso por no hablar de que seguramente algún vecino de Cambre se enfadaría con usted por deteriorar uno de los más preciados -y desconocidos- tesoros locales.

Así que ya ven: Templarios, magia, un artefacto histórico de los tiempos de Jesucristo que probablemente fue utilizado por éste y todo esto en una pequeña villa de La Coruña. No está mal para empezar el viaje ¿Verdad? Pues recuperen fuerzas en cualquiera de los restaurantes de la zona -en Galicia, como en casi todo el norte, nos tomamos las cosas de la mesa muy en serio y seguro que no salen decepcionados– antes de que arranquemos hacia nuestro siguiente destino: Un pequeño pueblo en la provincia de Pontevedra, en el que veneran a un santo del que no tienen la menor idea de su identidad. Por no saber, no saben ni siquiera si es santo o santa. Y por si eso no fuese suficiente…¡Lo tienen encerrado en una jaula en lo alto de una montaña!. Pero eso será en la próxima etapa de nuestro viaje de verano por la Galicia Mágica.

 

*por: MANEL LOUREIRO

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s